martes, 21 de febrero de 2017

EL CHISTE DEL MES

Tras la alegría de Capitán de Altura, propongo una reflexión y una sonrisa malvada.
Ánimo que llega la primavera.



viernes, 17 de febrero de 2017

CAPITÁN DE ALTURA

A completa verdade sobre as discutidas aventuras do comandante Vasco Moscaso de Aragao, Capitao de longo curso (de os velhos marinheiros ou o capitao de longo curso). Con alguna falta de signo de ortografía, no puedo dejar pasar esta ocasión de hacer mi humilde homenaje a JORGE AMADO.
Así reza el título en portugués, lengua original de la novela.
Si con Gabriela, clavo y canela, descubrimos a Jorge Amado, con Capitán de Altura lo encumbramos como uno de los grandes escritos de la historia. ¿Ya lo sabíais?, eso es por que habéis tenido la gran fortuna de leer una de sus obras. ¿Que no teníais ni idea de que fue tan buen como los dioses del Olimpo? es por que habéis tenido la gran fortuna de no haber leído novela alguna de él y ya estáis corriendo como locos para subsanar el error y sufrir una hemorragia de satisfacción.
Así me he quedado. Gozoso por todos los poros de mi cuerpo al haber podido conversar con mis amigos de Periperi, de haber oído historias fantásticas de viajes por los siete mares, de haber acompañado a una cuadrilla de golfos seductores y adinerados por los lugares más sorprendentes de Bahía, de haber embarcado en un Ita, y realizar la travesía más sensual jamás contada y por supuesto, de haber caído a los más hondo del pozo y cuando todo parecía perdido...
Gracias, gracias Jorge Amado, por hacer disfrutan tanto y tan profundo a un grupo de lectores que tienen el privilegio de conversar con los grandes autores de la Literatura.
Creo que ha quedado claro. Esta novela o se lee, o se lee. No hay alternativa.
La calificación no ha alcanzado gran reserva; el Club es democrático y la votación hay que acatarla, pero si todos los vientos del planeta vienen hoy a Nájera y se cobran su venganza, a mí que me registren, ya he puesto TODAS mis alegaciones.

Ahora la ficha, recién salida del horno.


TITULO DEL LIBRO: CAPITÁN DE ALTURA
                  

AUTOR: JORGE AMADO (BRASIL 1912-2001)

ARGUMENTO: La búsqueda de la verdad. Esa verdad que se encuentra en el fondo de un pozo. De esta forma nos traslada el narrador a la localidad de Periperi, presentándonos las diversas versiones de la apasionante vida del protagonista, Vasco Moscoso de Aragón, Capitán de Altura. Y bien sea de la mano del Capitán de Altura o de su “enemigo” Chipo Pacheco, o de la propia investigación del narrador, nos encontramos ante la historia más apasionante y alucinante de la literatura. Un hombre capaz de contar historias que embelesan a sus conciudadanos, que los transporta a lugares y momentos jamás soñados, a luchar con tiburones, bailar con exóticas mujeres, surcar mares  desconocidos con tempestades  imposibles. ¿Será verdad, o será mentira? La verdad aparecerá limpia y lisa, barrida por los vientos y mares del mundo.



VALORACIÓN: ¿Se puede tener un orgasmo literario? ¿Se puede encontrar uno inmerso en una conversación de amigos, alucinando con las historias que se narran? ¿Se puede discutir sobre verdadero o falso? ¿Puede uno sufrir por la suerte del Capitán y luego estallar de júbilo por lo mismo? La respuesta está el fondo del pozo. Maravillosa novela, de principio a fin. Fácil lectura, edición de letra grande XL, un ritmo continuo, una musicalidad, un erotismo, una sensualidad, humor, y una inmensa humanidad.  Pocas veces se tienen las sensaciones de placer y bienestar tan a flor de piel como cuando se tiene en la mano este libro. Se le califica como RESERVA.



Con este enlace podrás disfrutar de la entrevista que en 1995 ofreció tve en el programa "El lector"
Jorge Amado

sábado, 11 de febrero de 2017

EL RINCÓN DE PILAR

La entrada mensual de nuestra compañera Pilar, va a dejar de denominarse "rincón". Habrá que consensuar otra forma de llamar a este espacio que nos desborda por su grandeza, fascinación, trabajo y generosidad hacia nosotros.
Infinitas gracias y qué suerte poder leer una y otra vez esta novela tan apasionante.


ALÍ Y NINO

Desenfreno, ambición, odio, venganza, ternura

pasión, traiciones entre Oriente y Occidente

 amor entre personas de opuestas culturas

y religiones muy diferentes



BAKÚ

Hay en clase  20 musulmanes

4 armenios. 2 polacos,

3 sectarios y uno ruso

no les dejan hablar tártaro

De su comportamiento depende

que pertenezcan a la Europa avanzada

o que sigan supeditados

a una Asia subdesarrollada

 Al dios de la iglesia ortodoxa

antes del examen le rezan

aunque a la iglesia oficial del estado

solo dos alumnos pertenezcan.

Con vestiduras eclesiásticas

y una gran cruz dorada en la mano

comienza el pope una plegaria

palabras hueras, sin significado

Preside la clase un retrato del zar

de pelo rubio y ojos fríos y claros

el retrato de la zarina

hace tiempo lo quitaron

porque a los musulmanes del pueblo

incomodaba su vestido escotado

no mandaban a los niños al colegio

para no escandalizarlos

Los profesores rusos prefieren

no suspender a los musulmanes

pues tienen amigos fuertes

con pistolas  y  puñales

En el uniforme que lucen

el ultimo año del bachillerato

llevan galones en el cuello

y botones plateados

Es una ciudad metida en otra

como la nuez dentro de su cáscara,

la cáscara es la ciudad nueva

mas allá de la antigua muralla.

Hay teatros, escuelas hospitales

policías calles altas y anchas

bellas mujeres de hombros desnudos

hombres codiciosos que disparan balas

Nació esta cuidad nueva del petroleo

procedente del desierto

en ella, cuando suenan disparos

siempre siempre es por dinero

En la ciudad nueva comienza

la frontera geográfica

con Europa, allí vive Nino

la futura esposa de Alí. Es  georgiana

La ciudad vieja tiene casas estrechas y curvas

como el sonido de los sables orientales,

las mezquitas se elevan contra el cielo

ilumina la luna sus alminares.

Junto a la muralla luce altiva

la torre de la muchacha,

la construyó un rey para su hija

 porque quería desposarla

Cuando el padre, ávido de amor

subía volando la escalinata

la princesa, para evitar su deshonra

se arrojó por la ventana.

Corrió mucha sangre por sus callejuelas

a lo largo de los siglos

y esa sangre derramada les hace

mas fuertes valientes y aguerridos

La venganza de sangre es el fundamento

mas importante del orden estatal,

 y de las buenas costumbres,

algo que no se puede alterar.

Si mediante derramamiento de sangre

perece el miembro de una familia

deberán perder uno de los suyos

quien cometió la ignominia.

Los sabios ancianos piden

que la sangre derramada se perdone

a cambio de recompensa

pero el equilibrio se rompe

Un juez ruso imparte justicia

al otro lado de la muralla

son clementes y justos de una manera

que a nuestro pueblo no le agrada.

Los ladrones van a la cárcel

les dan azúcar y una celda aseada

la gente a quienes han robado

no sacan provecho o ganancia.

El pueblo musulmán se encoge

de hombros y aplica sus propias leyes,

según dicta la charia (la ley de Alá)

“ojo por ojo y diente por diente”.

Al llegar la noche por las callejuelas

formas enmascarada se deslizan

un destello de puñal, un grito ahogado

...y se hizo justicia

A veces de noche pasa un hombre

con un saco del que salen gemidos,

un chapoteo en el mar y el saco desaparece

ante  ciegos ojos de mudos testigos.

Al día siguiente, con sus ropas rasgadas

y los ojos llenos de lágrimas sucias

se complace de haber cumplido la ley:

“dar muerte a la mujer adúltera”.

Al fondo de la plaza se sientan los hombres

las mujeres van por agua a la fuente

solo cuando dos miradas se cruzan

nace el amor en Oriente

Tras el velo no se ve a las mujeres

pero sí sus costumbres y pensamientos,

el velo oculta su rasgos pero el alma

de las orientales no esconde misterios.

Hay 17 iglesias y 10 mezquitas

y en las cercanías numerosos santuarios,

a un santo al que perseguían sus enemigos

montado en su caballo dio un gran salto

por encima de la montañas

llegó volando hasta el otro lado.

Los devotos pueden ver hundida

la huella de la herradura de aquel caballo

un pura sangre alazán de Karabaj

joyas vivientes que duermen en cuadras

y solo en caso de guerra montan

sus dueños esa maravilla rojidorada



Alí

Tiene alfombras en la pared y libros

del saber occidental... nimiedades

inventadas por los bárbaros

para ocultar su barbarie

-Soy musulmán, de doctrina chií

 si dios tiene piedad de mi

dejará que muera en la misma calle

y en la misma casa en que nací

El mundo del bosque le confunde

está lleno de sobresaltos

la mirada se estrecha, está oscuro

el sol pierde entre las sombras sus rayos

El desierto, sencillo como un golpe de espada,

el bosque complejo como un nudo gordiano

en las montañas Alí se encuentra en casa

en los bosques, desorientado

Cinco antepasados de Alí lucharon

 por el imperio del León de Plata

cuatro perecieron en la India

solo uno regresó a casa

con la sangre de 9 de sus miembros

compraron en Shirvan sus tierras

otros por el zar dieron su sangre

en la guerra de Japón y Crimea

y en campañas contra turcos y afganos

por eso aprueban sus hijos

los exámenes de reválida aunque no sepan

diferenciar gerundio de gerundivo



-Las mujeres rusas están locas -dice Alí-

a veces engañan a sus maridos

pero dios las castiga impidiendo

que tengan mas de dos hijos.

Aún así, me casaré con Nino

sé que será una buena esposa

aunque sea tan desenfadada

tan divertida y soñadora.

Llevará ese día el vestido oriental

me será difícil llegar a su cama

pues cada puerta del largo pasillo

albergará figuras enmascaradas,

deberé poner monedas en sus manos

para que liberen el camino hasta el lecho,

al fin solos tendré que desabrochar

el corsé de cuero de la novia sujeto

por cordones atados por delante

con nudos muy complicados,

el hombre ha de demostrar dominio

de sí mismo para no cortarlos-



Nino es cristiana, de Georgia

come con tenedor y cuchillo

gasta finas medias de seda

tiene ojos risueños y vivos.

Ama las libertades, no lleva velo

ni tiene larga y afilada nariz,

que bien que Alí no quiera obligarla

a cubrirse el rostro... O si??

A ella le complace gustar,

a él le molestan las miradas ajenas

las espaldas desnudas, cabello al viento

medias trasparentes y delgadas piernas.

Un hombre siempre quiere ver mas

cuando ve unos pechos medio descubiertos,

pero el velo protege al hombre

de estos impúdicos deseos.

En las montañas viven los espíritus

que custodian fabulosos tesoros,

en los bosques hay rocas sagradas

y fluyen sagrados arroyos.

El hombre del desierto conoce

una sola verdad que lo absorbe,

los fanáticos viven en el desierto,

 en el bosque los creadores

-Si con un musulmán me caso

Alí, mis padres se morirán,

tu padre, te exigirá que me obligues

a convertirme al islam

si lo hago, el  zar a Siberia

por apóstata me desterrará-



Llega el TÍO de Alí con su harén

para consultar en la ciudad

los mas renombrados médicos

del saber occidental

Las mujeres no tienen entendimiento

-dice- tenemos que vigilarlas

para que sobre sí y sobre los demás

no nos traigan desgracias.

No comprendo a los cristianos;

tienen las mejores armas,

los mas aguerridos soldados

y las mas productivas fábricas,

producen lo necesario

para matar al enemigo en masa

y les condecoran por ello

porque la guerra es necesaria.

Hay quien construye hospitales

repletas de camas donde sanan

a soldados enemigos y a ellos

también les conceden medallas.

Nosotros al enemigo lo matamos,

por eso Europa nos desprecia,

ellos recompensan con el mismo honor

a los que hacen cosas opuestas.

Los musulmanes vivimos gobernados

como el profeta nos ordenó,

los cristianos no hacen nada

de los que les manda  su dios.

Podemos tomar varias esposas

siempre que podamos mantenerlas,

ellos se pierden tras cualquier cosa

de cabellos largos y esbeltas piernas.

Somos nosotros los justos, y sin embargo

va disminuyendo nuestra fuerza,

mientras ellos van creciendo

y el mundo entero los respeta-



En el umbral de la vida, un padre

 a su hijo debe trasmitir

respetando las formas y en público

la sabiduría de vivir

-estamos en tierra de infieles

ser musulmán conlleva obligaciones

reza a menudo, Alí, no bebas,

mantén nuestras costumbres y tradiciones.

Trata bien a los débiles y a los pobres,

estate dispuesto a desenvainar la espada,

aunque me acosaría un gran dolor

si murieras en el campo de batalla

estate preparado a morir por dios

porque mucho me avergonzarías

si perdieras el honor

solo por conservar tu vida.

Pensar en el mañana acobarda,

nunca te metas en política,

es la mas efectiva manera

de mantener tus energías.

No perdones a los enemigos

que nosotros no somos cristianos

ya eres un adulto -le dijo

dándome un gran abrazo-



Hasim es un viejo enamorado

sentado en cualquier esquina lloraba

y cantaba su amor y su dolor

desde el ocaso hasta el alba



Seinal Aga es un campesino humilde

que tenía terrenos en el desierto

pero un terremoto abrió una grieta

de la que manaron ríos de oro negro.

El dinero le perseguía

no necesitaba ser hábil ni listo,

tenía la certeza de que a tanta fortuna

tarde o temprano le seguiría un castigo.

Vivía en espera de su penitencia

como un condenado espera su ejecución,

construyó mezquitas, peregrinó a la Meca

pero su familia se desmoronó.

Su bella esposa, de 18 años

un buen día le deshonró,

vengó su honra como corresponde

de forma sanguinaria cruel y atroz.

Sus hijos le llenaron de vergüenza,

uno de ellos le abandonó,

otro, le trajo una deshonrosa

ofensa cuando se suicidó.



Ilias Beg es compañero de Alí

y el único hijo vivo de Seinal Aga

la fiesta de fin de curso

la organizan en su grandiosa casa

Con armenios y georgianos

las muchachas rusas solo hablan

Nino luce el antiguo traje

de princesa georgiana



Said Mustafá vive junto a la mezquita

es descendiente del profeta

ojos pequeños y rasgados

rostro picado de viruelas.

El fajín verde denota su rango

su padre es imán en la mezquita

su abuelo escribe en las plantas de sus pies

el nombre del impío califa

para pisar cada día al enemigo de la fe,

en el moharran se desgarra el pecho

hasta que le sangra la piel,

le es fácil condenar los pecados del pueblo

pues está en la tierra como de paso,

acepta el significado de su edad

es un anciano de ojos cansados.

Predica: Un hombre debe casarse

y es mejor si la elegida le gusta

los hombres listos no cortejan a las mujeres

pues solo son la tierra que ellos fecundan,

no tienen entendimiento ni alma

debe ser virtuosa y tener muchos hijos,

no es necesario que al islam se conviertan

porque no esperan ni infierno ni  paraíso.

Las mujeres georgianas son parte del botín

que el profeta prometió a los creyentes

“id y tomadlo” así está escrito

en el libro de los fieles



Alí cuenta al padre su proyecto de boda,

su padre responde: te construiré una casa

con alfombras en las paredes

y hermosos caballos en la cuadra.

Lo mas importante en una mujer

es que tenga caderas anchas,

no la obligues a abrazar el islam

pero que no traiga la fe extranjera a casa,

tu eres el amo y ella tu sombra,

si está embarazada, no le pegues,

no la engañes, pues tiene derecho

a cada gota de tu semen.

Si te da un consejo haz lo contrario,

las mujeres son astutas y maliciosas,

ten paciencia cólmala de regalos

blancas sedas y piedras preciosas.



GUERRA MUNDIAL

A monarcas y príncipes europeos:

el zar ruso declara la guerra :

entre ellos Prusia, Alemania, Austria,

Hungría, Sajonia y Baviera,

Por cuestión de religión o parentesco

los distintos países toman partido

el sultán iraní y el otomano

no participarán en el conflicto

Al zar, le apoya Japón, la India

el rey de la corona inglesa,

Serbia, Bélgica y el presidente

de la república francesa,

aunque Japón reza a otro dios

y el civil que gobierna Francia

no tiene dios alguno ni puede

ser pariente de ningún monarca

-Es un asunto de sangre -piensa Kochi-

que con armas deben resolver

el Kral de Serbia

y el emperador Francisco José-

Kochi quiere ir a la guerra

porque le darán caballo y armas

quiere ver los ojos del enemigo

cubierto de amargas lágrimas

piensa: -traeré mucho dinero

me felicitarán por mi heroísmo

y si en el frente  muero

recibirán honores mi padre y mi hijo.

Los ojos le brillaban con el despertar

del espíritu de la batalla

campesinos georgianos asaltan trenes

ignorando hacia donde se encaminaban.

El príncipe Melikoven

va montado en un caballo

de hermosa y estrecha cabeza

ojos altivos, tronco delgado

piernas como de bailarina

piel rojiza con reflejos dorados

solo para entrar en combate

es el hermoso alazán  montado



En la ciudad rasgaron el aire

las campanas de las 17 iglesias

desgarrador lamento que informa

a sus fieles de la “mala nueva”

Cuando callan las campanas,

 un mulá sube al alminar de la mezquita,

“levantaos y orad” ordenó a los suyos

enfermo de orgullo y melancolía

Para Ilias Beg la guerra es una aventura

y para su compañero Mehmed Haidar

una ocasión propicia

para dejar de estudiar



Dice Alí : -peor que las expediciones

del zar en la peligrosa guerra

es algo invisible que toma las voluntades

de las personas por la fuerza.

Cuando esa fuerza invisible amenace

 mi mundo blandiré mi espada

pero hoy me quedo con Nino

ella es mi tierra y mi patria

Si miro sus oscuros ojos, siento

como la llamada de la patria a un hijo

al que un extraño por la fuerza

intenta apartar por extraños caminos-



Desaparecen los rusos, el petróleo sube

el pueblo es feliz pues está lejos la batalla

y los nombres de las ciudades perdidas

o conquistadas suenan extrañas

El mula asegura que los musulmanes

no están obligados a ir a la guerra

revistió sus palabras para convencerlo

con muchas citas de profetas

Persia no está en guerra con nosotros

mas su espada está herrumbrosa hace tiempo

nuestras hijas serán sus esclavas

nuestros hijos serán sus efebos

Alí pide a su padre tres deseos:

pasar el verano con Nino en Karabaj

tomar la espada cuando él lo decida

y poder casarse sin dificultad.

El padre está pensativo

mira a Alí de soslayo

quizás su querido hijo

todavía no esté degenerado.



Tras la opera, Alí y Nino se dirigen

 a cenar  con Najarayán

representan los tres pueblos del Cáucaso,

georgiano,  armenio y musulmán.

Bajo el mismo cielo nacidos,

por la misma tierra soportados,

reciben de oriente y occidente

a la vez europeos y asiáticos.

Seremos bastardos de Asia y Europa

si vencen los rusos- dice Narjarayán-

en vez de formar puente entre una y otra

perderemos iglesias, lengua y singularidad

Nino: persas y turcos desgarraron nuestra tierra

el Sah devastó el este, el oeste el Sultán

las mujeres georgianas acabaron en harenes

con el total beneplácito del islam,

los rusos no entraron solos

ellos fueron quienes trajeron la paz,

nosotros los llamamos y Jorge XII

renunció a la corona en favor del zar

Naj: los rusos quieren protegernos unos de otros

pero nosotros  sabemos defendernos

no necesitamos sus funcionarios

 sus gobernadores ni sus regimientos.

No les perdono que se incautaran

de los bienes de la iglesia armenia

y sentado en esta terraza

se está mejor que en las trincheras

Alí: yo soy musulmán y vosotros cristianos

sois el botín que  Alá nos prometió

no hicimos sino seguir los preceptos

que nuestro dios nos exigió.



El sultán del imperio otomano

declara la guerra al mundo de los infieles

trasladan sus tropas para liberar del yugo

de Rusia e Inglaterra a los creyentes.

Al declararse la guerra santa se convierte

Alí en héroe, porque el musulmán

nunca debe levantarse en armas

contra su hermano, el sultán.

Los que antes le llamaban cobarde

cantan alabanzas de su sabiduría,

ahora bajan la mirada a su paso

también ahora su padre le admira.

Pero el hombre sabio debe permanecer

indiferente ante la alabanza o la censura

para formar un ejercito de creyentes

sus tropas se unirán a las turcas.

Para que su hijo se quede en Bakú

paga un dinero Seinal Aga

se mudó el alma de la gente, ahora nadie

tiene prisa por coger las armas.

Sus amigos ahora envidian a Alí

porque no juró fidelidad al zar,

nadie les obligó a prestar juramento

pero hoy querrían dar marcha atrás.

Aunque los turcos son suníes sus corazón

anhelan que Enver tome la ciudad,

con ellos comparten lengua y familia

por sus venas  corre la sangre de Turán.

Mejor morir bajo la media luna del califa

que luchando contra turcos apoyando al zar,

Persia queda al margen del conflicto

sigue herrumbrosa la espada de Irán.



Alí quiere casarse con Nino

y busca el beneplácito del padre

-es suerte para una mujer-le responde-

desposarse con un hombre de tu carácter.

Pero aún sois muy jóvenes

profesáis diferente religión,

esperaremos al final de la guerra

para continuar esta conversación.

El matrimonio se basa en la confianza mutua

deben apoyarse y tenerse respeto,

los dos deben tener el alma libre

el mismo mando y los mismos derechos.

Alí promete que no tendrá un harén

ni obligará a Nino a llevar velo,

gracias a la intervención de Najarayán

se casarán cuando Nino termine el colegio.



Con el botín de guerra de grandes batallas

llegan camellos desde el desierto

por la ciudad pasan prisioneros turcos

con uniformes grises, magullados y harapientos.

Los llevan a la isla de Narguín

en unos sucios barcos costeros,

mueren allí de hambre, disentería, añoranza,

o escapan y perecen en los salinos desiertos.

La guerra, antes lejana

ahora la sienten al alcance de la mano

del oeste llegan trenes llenos de heridos

del norte, trenes repletos de soldados



Alí pasa una semana en Tiflis

conociendo a la familia de Nino,

prisionero de príncipes georgianos

del cordero, del queso y del buen vino.

Son los georgianos abiertos

y como corzos nobles extraviados

en la selva de la comunidad

de los pueblos asiáticos.

No hay otra raza de oriente con tal gracejo

tan llena de alborozo y elegancia,

tan borracha de alegría de vivir

y del sano placer de no hacer nada.

Su hospitalidad es muy diferente

de la acogidas  que brinda su tío,

en Teherán se bebe té fuerte

se recita poesía y se habla de eruditos.

Aquí beben, bailan ríen, son flexibles

y duros como muelles de acero,

para hacer frente a la hospitalidad georgiana

los primos de Nino van tomando el relevo.

Hace años salió un rey con su halcón

iba de caza persiguiendo un urogallo,

por el bosque corre agua azulada

los dos animales perecen ahogados.

El rey fundo la ciudad de Tiflís

en torno a los azufradas aguas,

allí llevaron al indispuesto  Alí

para recuperarle de su resaca.

Un masajista enjuto como un esqueleto

y con los ojos de nirvana,

va desnudo y lleva turbante

sobre su cabeza afeitada,

le tumbó boca abajo

y salto sobre su espalda,

se paseó por ella tan ágilmente

que parecía que bailara.

Se oyó el crujir de sus huesos

le retorció piernas y brazos,

clavó los dedos en su carne

como hirientes garfios afilados.

Visitan la catedral de Sión en Tiflís

en ella Nino pide perdón

 por su amor con Alí, temiendo

que la santa no acepte su relación.

No se ven mujeres con velo

ni se siente los aires de Asia

es otro mundo de anchas calles

y de sencillas y rectas almas

Nino es otra cuando viene Georgia

no hay beatos como Said Mustafá

ni lúgubres compañeros

como Mehmed Haidar.

Ésta tierra está entre los brazos

de una especie de  tenazas ardientes,

pasaron turcos, persas, árabes, mongoles

ningún pueblo les poseyó totalmente.

De occidente vino Santa Nino

con su cruz de madera de viña

y a occidente pertenecen

aunque los musulmanes lo recriminan.

Mis hijas llevarán velo-piensa Nino-

y si la espada de Irán se vuelve a afilar,

mis hijos y nietos asolarán Georgia

y yo lo deberé aceptar. 

Alí me quiere por mis ojos, mi nariz mi boca

pero, podrá algún día amar mi alma?

Tengo miedo de su mundo, y sin quererlo

le reprocho el Gengis Kan y sus campañas.

Soy un trocito de la Europa que él odia

y es estúpido responsabilizarle

a él de todos los georgianos

que asesinaron los musulmanes.

Cuando al bazar llega Nino

termina su desconsuelo,

es un laberinto de colores

donde se reúnen todos los pueblos,

cocineros, persas, rusos hindúes

 adivinos kurdos, vendedores armenios



San David vive en un monte

disfrutando de su retiro

La hija de un rey se unió a  un príncipe

viviendo un amor prohibido.

Viéndose abandonada y sola

acusa de su embarazo al santo

el rey manda que lo detengan

y lo lleven a palacio.

San David con su bastón toca

el vientre de la princesa

la voz del niño dijo el nombre

de quien cometió la ofensa.

La princesa parió una piedra

de la que frotó una fuente sagrada

las mujeres que quieren tener hijos

se sumergen en sus aguas



Alí debe quedarse en casa

porque vendrá gente importante,

no puede ir a la opera con Nino

y pide a Najarayén que la acompañe.

Empiezan a llegar los invitados,

son los príncipes petroleo,

toman té, comen dulces

y hablan de negocios,

de sus casas, de caballos, de jardines,

del dinero que pierden en los casinos,

de lo débil que saldrán del combate

gane quien gane este conflicto.

A la casa Romanov y a la casa Osman

les piden lo mismo: independencia

mas cerca de la libertad estarán

cuanto mas se debiliten sus potencias:

-tenemos el petroleo, y el vencedor

 nuestros favores deberá mendigar

mientras, edificaremos  hospitales

demostrando así nuestra sensibilidad-

Aga Musa Nagui es babista y asegura:

los rusos exterminan a los turcos

los turcos a los armenios,los armenios

a nosotros y nosotros a los rusos

Cada pueblo tiene un dios distinto,

lo creen único y el mejor,

pero por la voz de todos ellos

se revela el mismo dios.

Por eso reza a Confucio, a Buda

o a Mahoma, no hay negro ni blanco

porque unos estamos en otros

y no debemos destrozarnos.



Mehmed: Si en vez de disparar contra suníes

regamos nuestros campos sedientos

y construimos numerosas mezquitas

nos dejaran en paz los extranjeros.

Ilias Beg le responde irónico:

y después prohibimos leer y escribir

nos alumbramos con velas

y elegimos rey al mas tonto del país.

Mehmed: nuestros antepasados construían acequias

en vez de pozos de petróleo, y ellos

en vez de permitir que les robaran

estafaban a los extranjeros



RAPTO

Najarayán ha raptado a Nino

se casarán en Suecia,

van camino de Markadán

Alí siente un zumbido en la cabeza.

Con puñal al cinto y revólver monta

el alazán del comandante del regimiento,

va al encuentro de los fugitivos

galopando como el viento.

Najaraiyán:Yo la amo, princesa

de mi destino soy dueño,

Alí es un bárbaro atrapado

en hechizos de desiertos.

Alí pronto les da alcance

por los caminos de Asia se va despacio,

las carreteras no están asfaltadas

y los caballos cabalgan rápidos.

El pecho le martilleaba, lanzó el puñal

la luna mira con semblante de muerte,

sus manos rodean su cuello del armenio

sus pies aprietan contra su vientre.

Los dientes se hunden en su blanca piel

de la garganta de Alí sale un grito ahogado,

es el ataque del lobo gris

fiero y mortal, pero sin golpes bajos.

La cara de Najarayán muestra el miedo

su boca esta desgarrada y oscura

siente Alí que tiembla, alza el puñal

su trastornada cara mira a la luna.

La vida de Nino le pertenece

puede tomarla o perdonarla,

¡mátala! Dicen sus amigos

Nino no llora ni dice nada.

Melikov sacrifica al caballo

cuando le cuentan lo que ha ocurrido

y pide su traslado al frente

a saciar su rabia contra el enemigo

Ilias Beg y Mehmed Haidar

logran esquivar el consejo de guerra

pero los mandan a primera linea

¡se terminaron sus prebendas!



Solo el matrimonio podrá salvar a Nino

porque ha sido deshonrada,

Alí, expuesto a una venganza de sangre

se refugia en las montañas.

Aul es un pueblo de Daguestán

con enormes rocas y peñascos secos,

entre las rocas se pierde y se retuerce

en el abismo un sendero estrecho.

Los patios de las cabañas de arriba

son para las de abajo, las azoteas,

su interior sencillo y oscuro

está cubierto de esteras.

Tumbado en el patio Alí mezcla

granos de hachís con hojas de tabaco,

hay incoada contra él en el pueblo

una causa por asesinato

que no se deje ver por la ciudad !-

sentencio el comisario

cuando el padre de Alí le muestra

un fajo de billetes del banco.

Arslan Aga, compañero de colegio

va a visitarlo y le dice:

todo Bakú sabe donde te encuentras

pero nadie revela tu escondite-

Le pide Alí que le ponga al día

de lo que en el pueblo ha ocurrido,

la casa de Najarayán

incendiaron tus amigos,

a Ilias Beg le han condecorado

Mehmed Haidar está herido,

todos los rusos de Baku

están enamorados de Nino.

Solo se relaciona con ellos

tiene un perro al que maltrata,

unas veces le llama Alí

otras Najarayán le llama.



No sabe como ocurrió, pero un día

allí estaba Nino cuando el se levanta,

la trajo Said Mustafá para evitar

que el hachís a perder lo echara.

-Dicen que me quieres matar

y he venido corriendo-...

De repente desapareció todo

lo visible y lo manifiesto.

Solo quedó miedo, alegría, curiosidad

y un dolor súbito y cortante,

y unos ojos que lo reflejan todo

ojos georgianos húmedos y grandes.

Se acurrucó bajo las plumas

escondiendo el rostro entre su pecho,

era como la llamada de la tierra sedienta

cada movimiento de su delgado cuerpo.

-No me raptó contra mi voluntad

me equivoque creí hacer lo correcto,

soy culpable y merezco la muerte

me aterraba tu odio y tu desprecio.

Ahora me voy, iré a Moscú

Alí pide un mulá y dos testigos

él aceptó una mujer deshonrada,

ella, a un prófugo con enemigos.

Nino va con el cántaro al arroyo

va descalza y en fila india

pasaba sin mirar a su esposo

y él apartaba la vista.

Entendió Nino la ley de la montaña

que impide mostrar en público su afecto,

dominó el arte de comer con las manos

y de sentarse en el suelo

Arslan le dice en una carta:

los policías están en la cárcel,

los reclusos dejaron la prisión

y pasean por las calles,

ya no hay soldados

el gobernador huyó de la ciudad

cansado de gobernar malas gentes

ya no debemos obediencia al zar.

Aún no sé como llamar a esta situación,

ayer apaleamos al director del colegio

y nadie nos lo impidió,

¡ya puedes volver al pueblo!

Bakú era una ratonera con desertores

rusos a las puertas de la ciudad,

de todas tendencias políticas, ávidos

de botín y dispuestos a atacar.

Nino agarró mi rostro, me beso

llena de entrega, placer y miedo

-el niño se llamará Alí- estaba sumergida

en otro mundo al que solo ella tenía acceso.

Los armenios se alían con los rusos

exigen a Bakú que entreguen las armas

que Nino se niegue a marcharse,

le enorgullece aunque le lleve la contraria.

Sube a la muralla con la ametralladora

las campanas rompen el silencio

suenan los primeros disparos

llegan al cuerpo a cuerpo.



EXILIO

La batalla está perdida

su tierra se ha vuelto europea,

abandonan Azerbaiyán

se van exiliados a Persia.

Para vigilar y proteger a la comitiva

el gobernador manda un mensajero,

debe proteger a la mujer desnuda

porque Nino no lleva velo.

La puerta de la ciudad luce

un gran colorido en sus azulejos,

bajo ella, mendigos con espantosas úlceras

derviches y peregrinos harapientos,

cantan el esplendor de la ciudad imperial

que les prohíbe pisar su suelo,

tumbados entre polvo y escombros

en sus voces hay nostalgia y duelo.



El eunuco del palacio de Shimrán

encuentra en Nino a una salvaje,

el limará sus asperezas

enseñándole buenos modales.

Vigilará el buen estado de su boca

para que no tenga mal aliento,

pintará sus uñas de rojo,

 lavará sus axilas y depilará el vello.

 En el bazar de vías estrechas

Alí compra frutos secos y rosas

sus criados cargan con el esplendor de Oriente

alfombras, pañuelos de seda y joyas.

Alí es feliz en el palacio, pero Nino

que en Daguestán estaba satisfecha,

aquí fracasa ante las decorosas reglas

del solemne protocolo persa.

No sabe como convencerla

de que la mujer de un kan

no puede pasearse sin cubrirse

por las calles de la ciudad.

-Me despreciaría a si misma si vistiera esas ropas-

Alí encarga un coche de caballos cerrado,

para pasear juntos protegidos

por sus cristales esmerilados.

En la plaza, no le permitió que bajara

del coche a saludar al padre,

Nino está triste y Alí le compra

medio bazar para hacer las paces.

En una fiesta, un representante

de Persia en una corte europea,

asegura que en este mundo

solo hay bárbaros y persas.

Con los ingleses nos complementamos

ellos aman el trabajo,nosotros la belleza,

ellos el combate, nosotros la calma,

 protegerán ellos nuestras fronteras.

Construirán carreteras y edificios

incluso nos pagarán por ello,

¿pretenden proteger su cultura

o sus copiosos pozos de oro negro?

Construiremos un gran edificio

donde el alma de Asia alojaremos,

y en la mas bella caligrafía cúfica

escribiremos “Museo”.

Ahí estaba Asia, que por miedo

bajaba ante Europa sus armas,

Irán  agonizaba un poco

pero lo hacía con elegancia,



Ninguna promesa es suficiente

para que Nino sonría de nuevo

las estrellas persas como piedras preciosas

brillaban en el alto cielo

Cuando el eunuco intenta pintarle

 las uñas sale volando el cuenco,

le abofetea si intenta revisar su boca

ya no se atreve a depilarle el vello

-Es extraña -se queja dolido-

para proteger al niño no lleva amuletos

si lo que nazca es una hembra

no será por mis tropiezos,

al lavarse los dientes sangran sus encías

porque utiliza  duros cepillos,

tiembla cuando la toco, como poseída

por un espíritu pérfido y maligno,

dobla su cuerpo hacia atrás y adelante

como si no tuviera huesos,

quizás adora a una deidad desconocida

y pretende que yo imite sus movimientos,

temo por sus huesos y por mi alma-

 Alí no puede prescindir de su trabajo

solo un eunuco puede vigilar a las mujeres

pues carecen de deseos y no pueden ser sobornados



El ancho puente que une Irán

con la guerra está bloqueado,

con alambre de espinos

ametralladoras y soldados.

Cual ratón en su casa se esconde

Irán en su resguardada calma,

nadie debe alcanzar la zona

donde ignoran la poesía y disparan.



El mes de Moharrán está dedicado al duelo,

pues en él murió Huseín, nieto del profeta,

por eso todos los creyentes

están llamados a  hacer penitencia.

Deben hostigarse, salir a la calle

y en el dolor de la mortificación,

se revela a los desorientados el camino

de la gracia y el placer de la redención.

Se avergüenza Alí de estar sentado

mientras su pueblo se desangra,

Mustafá dice: lucha en Moharrán como

Ilias Beg lo hace en Ganja.



PROCESION

Delante, con túnicas de luto negro

y sus espaldas descubiertas

van los penitentes, llevando

en sus manos pesadas cadenas.

Levantan la mano a ritmo de tambores

las cadenas muerden sus hombros sangrientos,

detrás, en ancho círculo, dos pasos delante

y uno atrás van todos repitiendo.

Sus gritos retumban en la calle

golpean  con puños prietos,

con una fuerza inusitada y sorda

sus abiertos y velludos pechos.

Les siguen los descendientes del profeta

con cabeza gacha y fajín verde,

propio de su rango, tras ellos

con túnicas blancas de la muerte,

van los mártires del Moharrán

sus rostros son sombríos, taciturnos

con cabeza afeitada y en sus manos puñales

parecen navegar por otros mundos.

Los puñales refulgen al caer

sobre los cráneos afeitados

sus túnicas se cubren de sangre,

un esbozo de sonrisa juguetea en sus labios.

Bajo la ventana de Alí pasó la bandera,

entró en la armonía de los lejanos gritos,

escucha el sordo retumbar de los tambores

se sintió parte del profuso gentío.

Caminaba entre ellos con los puños cerrados

contra su pecho descubierto golpeaba,

alguien puso una cadena en sus manos

y percibió el dolor en su ardiente espalda.

Grito: Shah-ssé... Shah-ssé, delante

un derviche de cara fatigada

se le pueden ver las costillas

bajo su piel desgarrada.

Pasan ante edificios gubernamentales

en sus mástiles lucen banderas negras,

la fila de antorchas parece un río

en el que se reflejan las estrellas.

Al ver a Alí,  Nino rompe en sollozos

le temblaba todo el cuerpo,

una lágrima clara gotea de la pestaña

resbalando por su rostro indefenso.

El cónsul holandés la invitó a su casa

para mostrarle una fiesta salvaje

la mas bárbara y cruel de todo Oriente

 la “orgía de los flagelantes”

Oyó el tamboril, se sintió mal

al ver aquellos rostros sanguinarios

sintió vergüenza de ser la esposa

de un salvaje tan fanático.

A Alí le cuesta mantenerse en pie

pues ve el abismo que los separa

Nino, consciente de su deber

le da ungüento en su maltrecha espalda.

-No puedo evitar odiarte -dice Nino-

odio este país y a sus gentes extrañas-

pero su destino dependía de los regimientos

que marchaban hacia Bakú para liberarla.



FIN GUERRA

Enver ocupó Bakú. Los últimos

defensores de la ciudad cuentan,

que la bandera de la media luna blanca

ondea sobre la vieja ciudadela.

Vuelven al hogar, Nino radiante

tiene carta blanca para amueblar la casa,

pide muebles europeos, colores claros,

en lugar de divanes encarga camas.

A Alí le duele pisar las alfombras

que Nino coloca en el suelo,

solo le queda de su antigua vida

la azotea con vistas al desierto.



Pasea por las calles, emocionado

pues ahora su país es independiente

siente que ama el nuevo escudo

los uniformes, cargos y leyes.

Las diferencias entre suníes

y chiíes habían olvidado,

y habían estado dispuestos

a dar su vida por el califa otomano.

Se pueden introducir reformas

dice irónico Said Mustafá

comer cerdo y beber vino

y seguir siendo un buen musulmán,

pero a las puertas del paraíso

el arcángel no querrá creerlo.

Los rusos pasan tímidos, y los antiguos

profesores le saludan con respeto.



Los oficiales están consternados

porque el ruido de la ciudad

había ahogado el tronar de los lejanos

cañones de la guerra mundial

El ministro otomano sube al acorazado

“Agamenón” a firmar el armisticio,

hay lágrimas en sus ojos,

 los rostros de los turcos están rígidos.

Como un siniestro canto fúnebre

suena la canción del imperio de Turán,

en edificios oficiales arriaron la bandera

de la Santa Casa de Osmán.

Salieron de la ciudad los convoyes, dejando

tras de si la imagen onírica de las mezquitas,

 de los aireados palacios del Bósforo,

y de un hombre enjuto que era califa

y que llevaba sobre sus hombros

el manto del adorado profeta,

días después surgieron los primeros barcos

 con tropas de ocupación inglesas.



Alí se asombra de que el primer ministro

se preocupe por su mujer

descuidando las buenas costumbres

le pregunta si Nino domina el inglés.

Alí sabe lo que quiere, le responde:

-mi casa estará lista en una semana-

sabe que el país anda escaso de  europeos

con dominio del inglés y propia casa.

Le nombran agregado del departamento

de la Europa occidental,

sintió Alí que a un viejo y fiel amigo

acababa de traicionar.

Daban apretones a manos inglesas,

oficiales y funcionarios se inclinaban

ante Nino rozándola con sus dedos

sus ojos recorrían su desnuda espalda.

Apartó Alí la mirada, Nino era

georgiana y cristiana estaba destinada,

a entregar sus ojos, sus manos

y su espalda a las ajenas miradas.

Un oficial ingles dice: -tiene usted

mujer preciosa y encantadora casa-

solo las consideraciones políticas

le libraron de una bofetada.



Nino trabó amistad con el ministro

de Asuntos exteriores y lo agasajaba,

cuchicheando a escondidas

por los rincones de la casa.

La construcción de un nuevo estado

iba a plena marcha,

un mensajero trae el periódico

acompañado de una carta.

Último nombramiento: ha sido destinado

a nuestra delegación en París

con idénticas funciones que las actuales

Alí Kan Shirvanshir.

-Ninguna ley puede obligarme

a dejar mi tierra durante años-

Nino esta pálida y triste- ¿porqué no?-

dice mientras le tiemblan las manos.

-Amo la ciudad, amo el desierto

y la azotea sobre mi cabeza,

amo la vieja muralla

y las mezquitas en sus callejuelas,

lejos de oriente me ahogaría

como un pez fuera del agua,

me sentiría a merced de un arbitrio

de gente para mi extraña,

allí no esta Said Mustafá

no hay mezquitas ni murallas,

de vez en cuando necesito

recrearme  en el alma de Asia,

antes o después, en un carnaval

o en un baile empezaría a odiarte,

no quiero entrar en un mundo ajeno

aquí nací y aquí voy a quedarme.

Viajaremos cada año a Europa

nos quedaremos todo el verano

sé que acabo de destruir tu sueño

pero no soy ningún tirano,

quiero vivir en la tierra

a la que pertenezco

me quedo en mi ciudad asiática

aunque mis hijos serán europeos-



La niña se llamó Tamara, nombre

común entre cristianos y musulmanes,

Alí no entendía que su padre

tratara de consolarle.

Nino se porta con su esposo

de forma cruel y arrogante,

porque un hombre no puede parir

amamantar ni lidiar con pañales.

Se van de Azerbaiyán los ingleses,

Europea reconoce su independencia,

pero los apoyos naturales están

debilitados, Turquía y Persia.

Desde el norte les empujan los rusos

ambicionando el petróleo,

en el ministerio redactan tratados

para pactar con rusos blancos y rojos.

Las tropas de Bakú marchan a frenar

las rebeliones de la frontera con Armenia,

el padre de Alí abandona Azerbaiyán

se va con su hermano a Persia.

Los padres de Nino se van a Georgia

ellos a Ganja entre viñas y huertos,

allí, el lecho de un río seco separa

el barrio musulmán del armenio.



Comienza la ofensiva en la frontera norte

llegan de Jalama trenes repletos

de soldados rusos que cercan Bakú

y se rinde nuestro parlamento.

En el puente que separa armenios de musulmanes

hay soldados dispuestos a disparar,

en el balcón de la sede del gobierno

antorchas iluminan la bandera de Azerbaiyán

Alí convence a Nino de que se vaya

el tren surgió de la oscuridad

como un monstruo malvado,

ella le dio un beso fugaz.

Hablan de parlamentarios detenidos

y de ministros asesinados,

cadáveres atados a una piedra se hunden

en las profundidades del mar Caspio.

Arslan Aga está aterrado

se siente como un cobarde,

pero quiere luchar por su patria

y determina quedarse.

Alí se sienta tras la ametralladora

las cartucheras  entre las manos,

como hilera de rosarios inquietos

poco a poco se le van resbalando.

Las trompetas tocaron al ataque,

los rusos corrían por la plaza,

echaban la rodilla al suelo

apuntaban y disparaban.

Eran miles y el débil aullido

de la ametralladora resonaba,

como un llanto solitario e impotente

en el concurrido puente de Ganja.

Se abrió la camisa, descubriendo su pecho

su amigo Arslan ya era un cadáver,

le fue posible morir por la patria

aún siendo un timorato cobarde.



Alí esta sentado a la sombra

de los muros de la mezquita

a la República de Azerbaiyán

le quedan pocos días de vida.

Quiere dormir hasta que el toque de trompeta

le llame para ir de nuevo a su puesto,

a ese río donde sus antepasados

dieron su vida por la libertad del pueblo.



Ilias Beg encuentra el cuerpo

de Alí en el río seco, ya sin vida

como el mas valioso de los tesoros

lo enterró en el patio de la mezquita.



Es la vida como un tablero de ajedrez

hecho del día y la noche

donde al destino le gusta a menudo

divertirse con los hombres

La vida de Alí finalizó

al agotarse la vida de su república

una bella historia de amor

que traspasó fronteras y culturas