lunes, 6 de junio de 2016

EL HOMBRE QUE CONFUNDIÓ A SU MUJER CON UN SOMBRERO

Con un poco de retraso (esta entrada corresponde al mes pasado) coloco la última entrada sobre los libros leídos este curso. ¡Cómo pasa el tiempo!
Esta vez nos desviamos un poco de nuestro camino literario, y nos fuimos por el ENSAYO. Gran palabra ésta. Pensamientos, opiniones, trabajos, estudios... todo cabe en el ensayo y nosotros no íbamos a ser menos dejando de lado esta obra clásica de la literatura.
Ya nos hemos desviado otras veces de la novela, hemos leído teatro y poesía, así que no tiene que sorprendernos los cambios de rumbo.
Pero, pero, pero la temática (todos tenemos problemas mentales), el tiempo (mayo con sus flores) y otras adversidades de últimos de curso no han dado con el resultado esperado.
Los que hemos leído la obra hemos quedado satisfechos. Ha merecido la pena el poco esfuerzo extra que nos ha llevado meternos dentro de los informes del doctor; dentro de las cabezas de los protagonistas es imposible. y descubrir los veinticuatro casos alucinantes que componen el libro.
Incluso en las reuniones del Club, escasas si exceptuamos la última, nos hemos permitido la licencia, perdón por ello, de reírnos con algunas de las escenas relatadas.
Para terminar, decir que si no se ve, o en este caso no se lee, no se cree.

Aquí la ficha recién sacada del horno.


TITULO DEL LIBRO: EL HOMBRE QUE CONFUNCIÓ A SU MUJE CON UN SOMBRERO
           

AUTOR: OLIVER SACKS (Inglaterra 1933, U.S.A. 2015)

ARGUMENTO: Son veinticuatro historiales médicos. Publicados por separado y reunidos en este libro por su autor. Veinticuatro historias alucinantes, sorprendentes y conmovedoras. Casos verídicos tratados de una forma muy personal y digamos, humana, fuera del prototipo de historial clínico al uso. Oliver Sacks nos lleva a su hospital y con él analizamos y diagnosticaremos casos imposibles, tan extravagantes y raros que parecen ciencia ficción, pero siempre recordando que se trata de seres humanos a los que la vida les ha puesto terribles trabas y que con gran dificultad tratarán de superar, con tratamientos y resultados muy diversos. Personas que no reconocen rostros. Personas que no perciben parte de su cuerpo. Personas que se olvidan completamente de su yo. Personas que tienen facultades sobrenaturales en materias como las matemáticas o la pintura, sin saber sumar o mezclar colores. Personas con hiperactividad que les impiden prácticamente vivir y que esconden cualidades insospechadas… En definitiva, seres humanos y sus mentes.

 

VALORACIÓN: Nuestro primer ensayo. Puede que el último, ¿quién sabe?. Interesante, impactante y sobre todo instructivo. Uno no espera que la mente humana, de la que tanto y tanto se oye hablar, pueda deparar estados como los relatados en esta obra. Tras su lectura, la cual es amena su se exceptúa la parte técnica-médica, quedas impactado de los relatos. Si el primero es “curioso”, la curiosidad va desapareciendo paulatinamente, dejando  paso al estremecimiento y la congoja. Siempre se ha dicho que la realidad supera a la ficción y este es un claro ejemplo. Se le califica como CRIANZA.

martes, 31 de mayo de 2016

EL CHISTE DEL MES

Con los mejores deseos de ser detenidos, en el caso de haber sido malos, por agentes tan especiales, rendimos homenaje a Neruda y a otros tantos que nos hace la vida especial y apasionada.
Casi sobre la bocina, coloco la última entrada de este mes.
Espero que no sea necesario amenazar con pistola para comenzar otra nueva temporada allá por octubre próximo.
 Una sonrisa, porfa.

AQUÍ CABEMOS TODOS

Nunca mejor dicho, aquí sí que cabemos todos! Un curso más y ya van dos, y prometemos ir a por el tercero.
Nueva reunión con los chicos y chicas de Asprodema Nájera, y su Club de Lectura AQUÍ CABEMOS TODOS, teniendo como base la lectura del libro "La cosa que más duele del mundo".
Una reunión muy entretenida y como siempre sorprendente y enriquecedora.
Como hemos prometido, nos vemos en octubre. Hasta ese momento, buen verano y buenas lecturas.


jueves, 19 de mayo de 2016

LA POESÍA DEL MES

Lo prometido es deuda. Cumplida su parte por Damiana, aquí colocamos este mes la poesía que nos interpretó, en colaboración con actrices de primer orden, en la semana cultura del día del libro en el colegio, cuyas fotos obran en entradas anteriores.
Brillante y emotiva, escrita con el corazón tras su paso por el hospital, no deja de ser un canto a la buena labor de los profesiones de la salud.
Muchas gracias por tu colaboración.


             LAS ENFERMERAS


Con batas blancas vienen y van

y a los enfermos cuidando están.

 
Ponte el termómetro

                    Hazte una prueba

se acaba el suero

¡el timbre suena¡
 

                    Y ellas al punto

muy diligentes

acuden prestas

y sonrientes.

 
Todos los días viene el doctor;

hay que ajustar a medicación.

                    El doctor siempre está pendiente

de los progresos de sus pacientes.

 
Él da instrucción a las enfermeras

sobre las dosis, dietas y  pruebas.

                     Pues entre todos procurarán

la buena marcha del hospital.


                   Y en esta ronda

                    no han de faltar:

las cocineras,

las asistentas,

¡y el capellán¡
 

                    Ponte el termómetro

hazte una prueba

se acaba el suero

¡el timbre suena¡

 

miércoles, 18 de mayo de 2016

EL RINCÓN DE PILAR

Te echábamos de menos. Tras unos meses de silencio has vuelto para dejarnos otra perla de tu creatividad y buena síntesis. Bravo, bravo, bravo!
Muchas gracias por tu participación y a disfrutarlo todos.


SORIA...  ni te la imaginas

Una mañana de mayo, fría, parda

y lluviosa de primavera.

El Club de lectura Sancho III por la ciudad de Soria pasean.

Merche, Carmen, Alicia

dos Pilares y Ramón,

Encarni, Luzma e Isa

integran esta excursión.

Llegamos por la puerta de Nájera

que le hace honor a nuestra tierra,

 Miguel será el Cicerone,

es riojano de pura cepa

En Badarán vino al mundo,

en Azofra,Mamen su esposa

parece que bien congenian

los soperos con sayonas

 

¡Ay que los bares están cerrados!

¡Ay por dios que tengo urgencias!

¡Ay que me voy a la tapia

a asperjar enredaderas!

 

LOS ARCOS DE SAN JUÁN

Chiquita iglesia románica

con su claustro exterior desnudo

nada le protege del sol veraniego

ni del rigor del invierno duro.

Se alzan a los cuatro vientos

varios arcos entrelazados

bien altivos y orgullosos

como obedientes soldados.

Son los restos de un monasterio

de la orden militar “los hospitalarios

de San Juan de Jerusalén”

que en el siglo XII fue alzado.

El Duero pasa allí silencioso,

jugando está a despistarnos,

no sabemos si va o vuelve

pero hacia Oporto va navegando.

 

SAN SATURIO

Con timbre sonoro y hueco
Miguel recita la lección

sotto voce, bien dispuesto
cual erudito profesor:

-San Saturio, visigodo anacoreta

de Soria es santo patrón,

su festividad se celebra en octubre

caiga como caiga, el día 2.

Repartió sus bienes entre los pobres

cuando sus padres murieron

instruyó en preceptos cristianos

al jovencito Prudencio-

Que humilde la cueva oscura

que lo acogió a orillas del Duero

que remanso de paz le inunda,

para escuchar sus pensamientos,

un camastro sencillo y sobrio

un orinal en el suelo,

una mesa y un estante

cuatro libros, un bargueño,

y una chimenea a la que arrimarse

cuando el frío hiele sus huesos.

Dejamos en el libro de visitas constancia del paso nuestro.

 

En la parte alta de la ciudad

hay un cálido parador,

su restaurante está engalanado

para festejos de comunión.

Se intuye mirando a lo lejos

 desde sus espléndidas terrazas

vestigios de aquel heroico pueblo

que resistió al asedio: Numancia

 

EL OLMO
Llegamos ante el olmo seco

que Machado inmortalizó,

y una pareja que allí se encuentra

 pone en duda nuestra educación.

Con tono grave y sonoro truena el maestro, Ramón
y las riojanas a coro
van cantando la lección:
-Al olmo viejo, hendido por el rayo y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido...

Pero hoy el sol está caprichoso

y permanece escondido,

hasta el viento del Moncayo

saca su genio mas vivo.

 

Monotonía de lluvia bajo el paraguas,

recorremos las calles donde vivió

aquel profesor sevillano

que de Leonor se enamoró.

Pobre Machado, sentado en la calle

unas gotas recorren su rostro

parecen lágrimas silenciosas

por su truncado matrimonio

-Alegra esa cara Antoñito

que ya no es tiempo de lutos,

que hemos visto a tu Leonor

le hemos dado recuerdos tuyos,

lleva el pelo emperifollado

como mandaban aquellos tiempos

aunque a algunas nos parezca

que porta un gran avispero,

sabe que a nadie amaste como a ella,

eso le llena de gozo y orgullo-

el corazón se le abriga un poco

al recibir el calor del grupo.

Se une Ángela, la estudiante,

a pesar de que en la residencia

tiene de menú ese día

                                                 su comida predilecta.

Paseamos por la Dehesa

lleno de exóticas plantas,

lugar de encuentro para la gente

de la capital castellana.

 

Y cuando se acerca el mediodía

con vinitos y torreznos

recuperamos energías

y los michelines del cuerpo.

En el pueblecito “Las Casas”

cercano a Soria comemos

espárragos, cogollos, lasaña,

alubias negras con tropiezos

y bacalao, y ensaladas,

 “secreto” para los  discretos

para los necesitados “Rabo”

¡ummm! para chuparnos los dedos.

Por cortesía de la casa

tiene, incluido en el precio

una sauna en el servicio

que te deja sin aliento,

si tocas la pared te quemas

como en el mismísimo infierno,

sales de allí con los pies fríos

pero con el trasero ardiendo.

 

Como el Duero, a veces quietos

y otras veces en marcha,

Miguel cuenta los secretos

de las calles y las plazas,

de edificios emblemáticos

donde la justicia trabaja,

de casonas señoriales

y desdentadas murallas.

Vimos monjas de clausura

que tras las rejas rezaban,

otras espían sus culpas

en el frío suelo sentadas.

 

La ciudad está silenciosa

las calles están desiertas

tal vez por culpa del fútbol,

de la lluvia o la pereza.

Sentado en unos soportales

 solitario está Gerardo Diego,

con una silla vacía a su lado

y un libro en su mano abierto,

 Su taza de café perdió el aroma

el rictus de su boca es serio,

también a él le abrazamos

para infundirle aliento.

-Río Duero, Río Duero, dijiste,

nadie a acompañarte baja-

aunque cántabro de nacimiento

llevaste a Soria en el alma

 

Antes de dar por finalizada

esta empapada excursión,

un chocolate con churros

 nos tomamos en New York,

tentación irresistible, capricho

de los dioses del Olimpo,

primeramente pecamos…

ya...después nos arrepentimos.

 

Dejamos a Ángela en la residencia

acompañada de sus amigas

un joven con batín muy mono

toca el corazón de Alicia

Con mantequilla en el bolso

e imanes para las neveras

retomamos el camino

que nos lleva a nuestra tierra.

 

Pilar  sigue a Miguel de cerca

que nos va marcando el camino

Ramón los pierde de vista

y cree habernos perdido

Con humedad hasta en los huesos

y un poquito destemplado

alguien espera ansioso el momento

de que le den calor de pecho humano

 

Con multitudinarias fiestas

que no se pierden los estudiantes

es Soria, refugio de poetas

tan chiquitita como entrañable

Aunque últimamente murmuran

las mas afiladas lenguas

que llegan sus ramificaciones

hasta tierras panameñas

Sin haber visto la catedral

ni las ruinas Numantinas

amenazamos con volver

cuando el tiempo lo permita

 

Gracias Miguel, por tu cariño,

por tu efusiva hospitalidad

y tus copiosos conocimientos,

sin ti, nada hubiera sido igual

 

*************

 

 

 

miércoles, 11 de mayo de 2016

SORIA, ¡NI TE LA IMAGINAS!

Abusando de eslogan promocional de la ciudad, doy título a esta entrada, para marcar con gruesas letras nuestra visita a la capital soriana.
A la tercera fue la vencida. Ya nos costó arrancar, pero por fin el domingo pasado, 8 de mayo, la expedición del Club de Lectura Sancho III atravesó la sierra riojana y tras el Duero, llegó a Soria.
¡Qué bien lo pasamos!. Una visita inolvidable, gracias sobre todo a Miguel, nuestro guía y cicerone que sin mostrar un ápice de desaliento nos mostró Soria cultural, espiritual, gastronómica (¡torreznos y chocolate a mí!), arquitectónica, poética, romántica, festera y sobre todo humana.
Junto con Machado, Gerardo Diego y Bécquer, nos paseamos por sus calles, nos paramos en sus plazas y rincones, atravesamos su muralla y nos deleitamos con el Duero, sus orillas y paseos.
Y tras leer poesía ante un olmo viejo y presentar nuestro respeto ante una tumba prematura, llegamos a la conclusión que Soria bien merece una visita e incluso más.
Todo se andará.
Por cierto, ¿qué tiempo nos hizo?

Aquí las fotos (algunas) del viaje.














martes, 10 de mayo de 2016

TAL MES COMO ESTE EN 2005, EL GRAN CAMBIAZO

Cuatro historias, cuatro cuentos, cuatro relatos; cuatro. Y Roald Dahl. Explosiva combinación. ¡Qué grato recuerdo de este libro!. ¡Cómo disfrutamos, gozamos y nos reímos!, algunos de nosotros mismos.
Esta obra supuso para mí un antes y un después en lo que significaba asistir a un Club de Lectura. Con esta obra perdí mi, por qué no decirlo, virginidad, ante las reuniones semanales. Con el Gran Cambiazo, con este relato corto concretamente, tomé conciencia de lo agradecido que tengo que estar al grupo de mujeres que componen el Club.
Pero qué tonto era. No había salido de la pubertad literaria y de repente me encontré en la madurez. Y todo ello gracias a ellas, a su punto de vista, su realidad y su naturaleza.
Desde entonces no he dejado de disfrutar de todos y cada uno de los títulos que hemos "ordeñado" en nuestro Club. Y por supuesto, mejorado como persona (eso creo).
En definitiva, un libro de obligadísima lectura. Unos relatos que nos harán  pasar unos ratos inmejorables y disfrutaremos de su entramado, puesta en escena y esos finales que solo Roald Dahl sabe construir, atrapándonos junto con los personajes en un callejón sin salida, irremediablemente perfecto y perverso.

La ficha.


TITULO DEL LIBRO:  EL GRAN CAMBIAZO

                       
AUTOR:  ROALD DAHL (GRAN BRETAÑA, 1.916-1.990)

 
ARGUMENTO: Cuatro relatos cortos. Dos de ellos tienen como protagonista al tío Oswald, un ricachón play-boy, con un punto de vista muy particular de la vida y sobre todo de las mujeres, a las cuales trata como puros objetos sexuales, no pasando más de 8 horas con cada una, siendo un verdadero casanova, pero que al final, en los dos relatos, se tropieza con la piedra que más desprecia. El gran cambiazo, segundo relato, tiene como argumento la decisión de dos hombres de cambiarse por la noche a sus respectivas esposas, cosa que así hacen, con un final demoledor y ácido para el instigador de la idea. El tercer relato, “El último acto”, tiene como protagonista a una mujer que tras perder a su marido en un accidente, intenta reponerse, teniendo intenciones de suicidio, pero gracias a una oferta de trabajo y el tiempo, consigue sobreponerse, hasta que el azar la hace caer en los brazos de su primer amor en la escuela, de cuyo encuentro tomará la espantosa decisión de quitarse la vida, es terrorífico.

 

VALORACIÓN: Se trata de un libro pequeño en su volumen, 170 páginas, con cuatro relatos cortos, de fácil lectura y entendimiento. El humor ácido del autor queda patente en los cuatro relatos, que tienen como centro de su diana al hombre, en su faceta sentimental-sexual, quedando el mismo a la altura del barro. El Gran Cambiazo y El Último Encuentro han sido los más espectaculares y sobrecogedores, pero los cuatro están muy bien y dan mucho que pensar, sobre todo al comportamiento humano masculino. Se le califica como de RESERVA.